Diseño y asesoría de viajes

¿Qué ver en Marbella? Prepara tu visita

MARBELLA

¿Qué ver? Prepara tu visita

Hola Nextinationer,

¿Quién me iba a decir allá en el año 2009 cuando pisé Marbella por primera vez que 11 años más tarde me iba a enamorar perdidamente de esta pequeña ciudad costera?

Gente de todas partes del mundo viene a conocerla porque no se puede negar que es una de las ciudades más bonitas de España. Tiene un encanto único, con sus casitas blancas, sus geranios en cada esquina, con sus azules macetas alegrando la vista de todo aquel que camina por sus angostas y empedradas calles envueltas en olor a naranjas y a azahar.

Marbella, esa ciudad donde en una tranquila esquina escuchas el sonido del agua fluir de alguna fuente cercana acompañada por el canto de los pajaritos, y donde, en la esquina de enfrente, te embriaga el cante jondo proveniente de algún bar cercano.

Marbella que acoge al visitante, dejándole ver su cara más bonita, su sol y cielo azul y sus buenas vibraciones. Una ciudad donde te sentirás como en casa y de donde te costará marcharte.

Desde Marbella se avisan a lo lejos las mitológicas Columnas de Hércules, siendo éstas los dos promontorios que flanquean el estrecho de Gibraltar, que era para los griegos, el límite del mundo conocido y donde se creía que no había tierra más allá.

Una de estas famosas columnas es el peñón de Gibraltar y respecto a la otra habría dos posibles teorías. Unos creen que sería el monte Hacho en Ceuta mientras que otros aseguran que es el monte Musa en Marruecos. De cualquier manera es realmente una preciosa estampa, ver estos dos promontorios con el mar entre ellos y el sol poniéndose detrás.

En este post te quiero hablar de aquellos sitios que no te puedes perder si vienes a Marbella y  de aquellos otros que no deberías dejar de ver si tienes tiempo, aunque siempre te recomendaré volver.   Empecemos por una breve introducción para entender cómo ha cambiado Marbella en las últimas décadas, ya que fue la irrupción del turismo lo que transformó radicalmente su aspecto.

Breve introducción

Cuando la gente adinerada empezó a llegar a la ciudad atraída por la fama y la exclusividad a mediados de los años 50, Marbella aún era un pequeño pueblo dedicado a la agricultura y pesca, de escasa población. Esto se notaba en que aún se podían ver burros en la calle transportando mercancías e intentando abrirse paso entre los Seat 600 tan famosos de la época.

Ya nada quedaba de aquella Marbella minera de la que pocos saben incluso de su existencia, puesto que en el siglo XIX Marbella se hizo famosa por su actividad siderúrgica de extracción de hierro, cobre y plomo. En sus hornos, denominados los «Altos hornos de Marbella» se llegó a reunir el 75% de hierro de toda España, mineral que se extraía de unas minas localizadas en Sierra Blanca.

En los años 70, la autovía y autopista que hoy comunica Marbella con el aeropuerto de Málaga era conocida como la carretera de la muerte porque aún las infraestructuras eran muy mediocres o simplemente escasas. Llegó a haber por entonces cortes de luz a menudo debido a que la ciudad no sabía cómo gestionar el rápido crecimiento que estaba teniendo. Había duplicado su población con respecto a la década anterior.

Hoy en día sus infraestructuras no tienen nada que envidiar a las de ciudades como Madrid o Barcelona contando con varios de los mejores colegios, hospitales, carreteras, etc.

Su auge se debió principalmente a tres figuras, al príncipe alemán Maximiliano von Hohenhole y su hijo Alfonso de los que hablaré más adelante y a Ricardo Soriano, marqués de Ivanrey siendo ambas historias parecidas.

Éste último, Ricardo Soriano, aristócrata y salmantino de nacimiento, llegó a Marbella en 1943 donde se estableció cuando acabó la Segunda Guerra Mundial. En 1947 compró una finca llamada El Rodeo que convirtió en un pequeño hotel donde paraban los viajeros franceses que iban de camino a Marruecos y donde también acudían los familiares del noble que no tardaron en caer rendidos ante la belleza de Marbella, con su clima templado, sus costas y sus bosques de pino junto al mar. Su pequeño hotel llamado Venta y Albergues El Rodeo fue el primer gran complejo hotelero que tuvo Marbella y tenia dos plantas guardando armonía con el paisaje.

Después de Ricardo Soriano, el príncipe Maximiliano Hohenhole, casado con la prima de aquel, viajó con su hijo a Marbella y cayeron rendidos ante los encantos de la ciudad y su paisaje. Así, Maximiliano se convirtió en el segundo promotor inmobiliario de Marbella al comprar su hijo Alfonso Hohenhole la finca Santa Margarita donde luego se edificaría el hotel Marbella Club del que os hablo más adelante, siguiendo el estilo de construcción del hotel de Ricardo Soriano. En definitiva, los tres fueron los mayores precursores de Marbella y gracias a ellos la ciudad atrajo a ricos y famosos y se puso a Marbella en el panorama internacional.

El maravilloso microclima, su estratégica ubicación, el fácil acceso y el calor de su gente hicieron que Marbella se convirtiera en un imán para los que buscaban un destino diferente y especial para disfrutar de sus vacaciones.

Alfonso invitó a toda la jet set del momento a conocer su primer hotel de lujo de la Costa del Sol y así, Marbella se convirtió en el sitio de moda de Europa.

Cómo llegar a Marbella

[wp-svg-icons icon=»road» wrap=»span»]. Una de las maneras más fáciles y cómodas de llegar si vives en España, es tomar uno de los trenes AVE. Desde Madrid en tan sólo 3 horas te llevarán hasta Málaga.

[wp-svg-icons icon=»airplane» wrap=»span»]. También puedes optar por el avión, ya que el aeropuerto de Málaga está entre los principales de España por lo que tiene muchos vuelos nacionales e internacionales.

[wp-svg-icons icon=»truck» wrap=»span»]. Una vez en Málaga, puedes ir a Marbella en coche de alquiler, en autobús o en taxi. Mi recomendación es alquilar un coche porque una vez en Marbella lo vas a necesitar también, pero si decides ir en autobús tendrás de dirigirte a la estación de autobuses, situada justo al lado de la de trenes y tomar uno que te llevará a Marbella en menos de una hora y por unos 20 Euros.  Te dejo aquí el link para ver los horarios de los autobuses y sus rutas. También puedes bajarte su app para Android y Apple llamada Málaga Avanza Grupo.

Si decides coger un taxi será, sin duda, la opción más cara y te costará entre 80 y 100 €.

Cuándo visitar Marbella

Todo el año es un buen momento para venir. Marbella disfruta de un clima templado en invierno y caluroso en verano. En invierno hay menos turistas y verás los sitios sin cientos de personas a tu alrededor, no tendrás que hacer reservas en los restaurantes para encontrar mesa y al ser temporada baja, salvo en navidades, los precios son más bajos.

Primavera y otoño también es una muy buena opción para visitar Marbella. Hará buena temperatura, en torno a 20 grados por lo que incluso podrás ir a la playa a tomar el sol. Habrá pocos turistas también. Sin duda, creo que es la mejor época para visitar la ciudad.

Verano es el mejor momento para venir si lo que vas buscando es bañarte en el mar y pasar más tiempo en la playa, pero deberás tener en cuenta que las playas estarán llenas y que para encontrar mesa en los restaurantes deberás reservar con varios días o incluso semanas de antelación. Al ser temporada alta los hoteles y apartamentos estarán mucho más caros. Sobretodo, deberás evitar el mes de agosto que además conlleva atascos en las carreteras debido a la gran cantidad de gente en Marbella y alrededores que llega a quintuplicar su población durante este mes estival.

Marbella o Beverly Hills

Una de las cosas que me enamoraron de Marbella y de sus alrededores es que me recuerda muchísimo a Los Ángeles, en California, con sus calles y avenidas, flanqueadas por miles de altas palmeras, con cafés y tiendas de una sola planta, sin formar parte de ningún edificio. Ambas ciudades tienen en común además, que necesitarás el coche si quieres visitar más sitios.

Igualmente el clima es bastante parecido. Marbella cuenta con 320 días de sol al año. Esta ciudad son sus playas, beach clubs, su lujo al alcance sólo de unos pocos, sus coches deportivos de marcas como Ferrari o Lamborghini, sus fiestas super exclusivas donde sólo los famosos o ciertos influencers tienen acceso y donde los millonarios campan a sus anchas, disfrutando del buen clima y paseando sus ropas de diseñador.

Marbella también tiene sus lujosas mansiones en las colinas donde los millonarios, famosos de todo el mundo o jeques árabes, se sienten a gusto resguardados del ojo público, y donde desde sus piscinas de borde infinito disfrutan de unas maravillosas vistas del mar con las montañas de Marruecos a lo lejos como telón de fondo. Así, se dice que Sylvester Stallone, Michelle Obama o Eva Longoria son algunos famosos que eligen esta ciudad para pasar temporadas durante el verano.

Ya hace décadas, Brigitte Bardot, Grace Kelly, Sophia Loren, Audrey Hepburn o Ava Gardner elegían sus playas para pasar el verano. Otros como Simon Cowell, Vladimir Putin o Novak Djokovic poseen villas en los alrededores. También Antonio Banderas, embajador incondicional de Marbella posee una casa en la zona de los Monteros. Así mismo algunas zonas exclusivas residenciales de Los Angeles como Beverly Hills o Bel Air se han equiparado a la zona residencial de lujo de La Zagaleta, El Madroñal o la Milla de Oro en Marbella.


Qué ver y hacer en Marbella

A pesar de todo el lujo y exclusividad que rodea Marbella, hay otra cara de la ciudad, la cara más auténtica me atrevo a decir, y es que Marbella aún mantiene intacta una parte y es que, en realidad, siempre fue un pequeño pueblo costero andaluz y por suerte aún mantiene parte de esa esencia.

1.Casco Antiguo

No puedes irte de Marbella sin pasear sus calles angostas y empedradas. El casco antiguo es un auténtico laberinto de callejuelas que serpentean entre casas blancas y buganvillas y que desembocan en la Plaza de los Naranjos, una animada plaza llena de restaurantes y bares, donde los naranjos son los protagonistas. No podrás dejar de tomar fotos porque todos los rincones son muy pintorescos.

Muy típicos son sus callejones encalados con sus casas de ventanas enrejadas y bellos patios andaluces. Callejeando te cruzarás con varias ermitas e iglesias de color blanco con tonos amarillos, muy típicos de esta zona así como pequeñas hornacinas en muchas esquinas con imágenes religiosas en su interior.

En el casco antiguo, también encontrarás muchas boutiques y tiendas independientes que son perfectas para comprar algo de diseñadores locales o si lo prefieres, un souvenir de recuerdo. Me encanta que cada tienda sea única y comprar cosas diferentes puesto que, además, hay unas tiendas de decoración y galerías de arte preciosas. Te recomiendo:

  • Salotto
  • Chic Vintage
  • Tandem
  • Tatti & Co
  • Vintage Deja Vu
  • Baloo Marbella
  • Cerámica San Nicolas

El encanto en esta parte antigua reside en perderte por sus callejuelas, algunas de no más de metro y medio de ancho. Te recomiendo comenzar donde se encuentra la chocolatería de San Gines en la Plaza de África y después tomar la calle Buitrago donde a mitad de la calle encontrarás una callejón de no más de un metro de ancho que te llevará a la Plaza de la Victoria.

Tampoco puedes perderte la Calle Carmen donde verás uno de sus muros llenos de macetas azules repletas de flores y protagonista de tantas fotos aquí tomadas. También deberías pasear por la calle Ancha, calle Aduar, la calle Nueva o la calle Virgen de los Dolores.


2.Alameda Park

En este céntrico parque de Marbella, encontrarás un refugio del caluroso sol y del bullicio de la ciudad. Es, en definitiva, un pequeño remanso de paz. Me sorprendió la cantidad de vegetación que tiene y sus bancos cubiertos de bonitos azulejos decorados al estilo andaluz. Está situado entre el casco antiguo y el paseo marítimo.

Si de él caminas en dirección al mar, por la Avenida del Mar, te encontrarás con varias esculturas de Dalí. Se trata de 10 esculturas de bronce denominadas, «Mujer desnuda subiendo una escalera», «Caballo con gente tropezando» , «Mercurio», «Perseo», «Don Quijote sentado», «Gala grávida», «Gala en la ventana», «Trajano a caballo» y «Hombre cósmico sobre delfín» y «Elefante. cósmico».

Sin embargo hay una polémica al respecto, ya que no se ha podido comprobar la autenticidad de las mismas por lo que unos siguen diciendo que son auténticas y otros, en cambio, dicen que nada tienen que ver con el artista catalán. En cualquier caso, es una delicia verlas en este paseo con el mar de fondo.

3.Puerto Deportivo de Marbella

En pleno corazón de la ciudad, se encuentra este Puerto Deportivo, excelente para los aficionados a la náutica puesto que aquí encontrarás la posibilidad de realizar numerosas actividades como paseos en barco, pesca deportiva, motos acuáticas, alquiler de embarcaciones, buceo, padel surf, etc. Desde aquí sale el Fly Blue, el ferry que une Marbella con Puerto Banús.

Se estructura en dos niveles, arriba donde están las terrazas del puerto o explanadas que suelen alojar eventos y espectáculos y abajo, donde están los locales de tapas y clubs así como las instalaciones náuticas además del Club Deportivo.

Pero además, el Puerto Deportivo de Marbella es famoso por ser la zona por excelencia para venir a tapear o a tomar una copa al atardecer con sitios como Factory Tapas, Tragatapas, Seafood & Wine Lounge o Punto Faro donde tomarte un mojito al atardecer, además de otros restaurantes de comida rápida como kebabs o pizzerías.

Pero además, es famoso por su animada vida nocturna con locales como Lemmon, Mantra Lounge, Lobo Marbella, Sunset, Punto Faro y Hestia entre otros.

Tip
Todos los domingos, montan un mercadillo en la primera línea del puerto.
He de decir que estos sitios son más para los extranjeros que vienen a Marbella que para gente local o nacional, pero lo que sí me gusta de estos sitios es que están al lado de la Playa del Faro y justo en la misma playa, justo enfrente, hay un parque infantil bastante grande, en la misma arena, por lo que para los papás, está bien para ir a tomar algo y que los niños mientras, jueguen en el parque, al alcance de tu vista.

4.Playas

Aunque realmente las playas de la provincia de Málaga se caracterizan por no ser especialmente bonitas, de arena gruesa y de color oscuro o en ocasiones de piedritas, es cierto que pasear al lado del mar o tener la posibilidad de ir a la playa a comer o tomar el sol, incluso a bañarse en sus frescas aguas, ya de por sí, es una verdadera delicia.

Una de mis favoritas es la Playa de Puerto Banús, llamada Playa de Levante, que además no es prácticamente profunda lo que la hace perfecta para las familias con niños pequeños. Os recomiendo también la Playa de Cabopino, una de las más bonitas y situada junto a una zona natural protegida llamada las Dunas de Artola, un paraje natural con vegetación autóctona como narcisos de mar o sabinas. Este paraje es considerado Monumento Natural desde 2001 e incluye una parte más dedicada a familias y otra que es naturista. Es todo un paraíso virgen en la urbanizada Costa del Sol.

5. Beach clubs

Una de las señas de identidad de Marbella son sus famosos beach clubs. No puedes perderte la experiencia de pasar al menos un día en uno. Mis favoritos son:

  • Amare Beach Club
  • Mogli
  • Nosso Summer Club Marbella
  • La Cabane Beach Club
  • Playa Padre
  • Opium Beach Club

6.La Milla de Oro

Es el barrio de lujo por excelencia en Marbella que conecta la ciudad con el puerto deportivo de Puerto Banús. No por nada, al lado de la Mezquita que él mismo mandó construir, el príncipe de Saudí Arabia tiene una mansión aquí, que recuerda mucho en su construcción a La Casa Blanca.

Desde los años 70 se compraron muchas viviendas de lujo por parte de gente de Oriente Medio, entre ellos parte de la Familia Real Saudí y sus amigos más exclusivos.

En la Milla de Oro encontrarás los restaurantes más lujosos de la ciudad, los Beach clubs más de moda, cafeterías de diseño, las mejores boutiques y varios de los mejores clubs de golf junto a los más selectos clubs nocturnos, entre los que destacan sitios como Olivia Valère, La Suite, Mamzel, Boho Club, Momento o Motel Particulier entre otros.

Aquí han tenido casas Prince, Sean Connery, Antonio Banderas, y gente como Briggite Bardot, la Casa Real de Mónaco paseaban por sus playas y bailaban en sus exclusivos clubs.

6.Paseo Marítimo de Marbella a Puerto Banús

Una de las cosas que más disfruto haciendo cuando vengo a Marbella es caminar por su fabuloso paseo, bordeando el mar y rodeado de palmeras, vegetación y cafés y restaurantes tipo lounge donde poder hacer un descanso del paseo tomándote algo viendo cómo el sol se pone en el horizonte o donde comer o cenar con una maravillosa vista mientras escuchas el sonido de las olas.

7.Embarcadero

A medio camino más o menos de Marbella y Puerto Banus yendo por el Paseo Marítimo te encontrarás con el embarcadero, al estilo que recuerda a los «piers» o muelles americanos. Es una pasarela de madera que se adentra en el mar y uno de los mejores sitios para ver las puestas de sol, para tomar fotografías o simplemente para deleitarte con las vistas y disfrutar del mar en todos los sentidos. De hecho, actualmente este embarcadero forma parte del Marbella Club Hotel.

8.Marbella Club Hotel

Merece la pena pasear por los jardines de este hotel y, por qué no, tomar algo en su club de playa mirando el mar o en uno de sus muchos bares o restaurantes.

Tanto este hotel como su hotel hermano, el Puente Romano reflejan la misma opulencia que los hoteles de Beverly Hills y atraen a la misma clientela acomodada, con la única diferencia que estos se encuentran a pie de playa.

Este hotel nació en la década de los 50 cuando lo construyó el príncipe Alfonso von Hohenhole en una finca llamada Santa Margarita donde veraneó su familia en 1947. Como el príncipe comenzó a recibir numerosos invitados en la finca, decidió hacer un ala especial para alojarlos.  Así, levantó 18 habitaciones alrededor de un patio cuando nadie en aquella época pensaba en Marbella como destino turístico.

Este hotel fue creciendo desde entonces gracias a personajes famosos y familias adineradas que se han alojado aquí y que luego construyeron muy cerca sus casas de veraneos atraídos por el sol, el clima y el lujo de Marbella. De hecho, gracias a este hotel llegaron los jet sets internacionales que hicieron de Marbella un destino de lujo conocido en todo el mundo.

Muchos famosos y celebrities cambiaron la Costa Azul francesa por Marbella y se celebraban hasta tres fiestas semanales donde estaban a refugio de los paparazzi puesto que la exclusividad de la playa por entonces virgen y la discreción era en lo que se basaba y ofrecía el hotel.

Hoy en día, aunque el entorno ha cambiado por completo, se siguen manteniendo sus maravillosas hectáreas de jardines y su lujo, por ello, famosos como Lady Gaga, Cristiano Ronaldo o Lenny Kravitz han frecuentado sus instalaciones.

9.Puente Romano Hotel

Paseando por el paseo marítimo que va desde Marbella a Puerto Banús llegarás a este hotel donde poder parar a tomar algo y así deleitarte los sentidos con su arquitectura y sus magníficos jardines rodeados de riachuelos. Un pequeño oasis en Marbella que no te puedes perder, puesto que es uno de los hoteles más bonitos que he visto nunca y que tiene además, mil cosas que ofrecer.

Este hotel abrió en 1974 debido a que el crecimiento turístico de Marbella en la década de los 60 fue muy rápido. Muchas destacadas familias europeas adquirieron una residencia en Marbella para pasar largas temporadas, entre otros el escritor Edgar Neville o los Thyssen-Bornemisza. Así, Marbella fue creciendo y también este hotel que ofrecía exclusividad, intimidad, discreción y tranquilidad.

Su nombre de Puente Romano viene del hecho de acoger un puente romano auténtico, vestigio de la famosa via Augusta, la calzada romana que antiguamente comunicaba Cádiz con Roma.

Aunque el fundador y original propietario del hotel fue el príncipe germano-español Alfonso von Hohenhole, posteriormente fue adquirido por el señor Mouaffak Al Midani, uno de los clientes habituales y favoritos del Marbella Club, quien mostró interés por el complejo Puente Romano.

Este hotel con el paso de los años ha ido creciendo hasta incluir un famoso club de tenis dirigido inicialmente por Bjorn Borg y que a día de hoy celebra un famoso torneo de tenis a nivel internacional que acoge a los mejores tenistas. Este hotel también cuenta con un lujoso spa  así como elegantes clubs de playa y un buen puñado de restaurantes de todo tipo de comida internacional donde cocinan varios de los mejores chefs nacionales. Así mismo, acoge el Hotel Nobu sólo para adultos así como apartamentos y áticos en primera línea de playa.

La magia de este hotel es que se diseñó siguiendo la arquitectura del típico pueblo andaluz, con casitas blancas adornadas por macetas azules y flores y buganvillas. Está rodeado de 400 especies de plantas diferentes, así como varios riachuelos. Es un remanso de paz caminar por aquí. Definitivamente este hotel es conocido como «the place to be» o «el lugar donde todo el mundo quiere estar».

10.Puerto Banús

Se trata del puerto más exclusivo de la Costa del Sol. Aquí podrás ver grandes yates, coches de lujo y todo tipo de tiendas de diseño donde sólo unos pocos afortunados pueden comprar.

Puerto Banus forma parte de lo que se conoce como Nueva Andalucía, a menos de diez kilómetros de Marbella. A finales de los años 60, una avalancha de celebrities, aristócratas y millonarios llegaban a Marbella, que empezó a rivalizar con Mónaco, la Costa Azul y St Tropez. Debido a esto, José Banús construye un Puerto Deportivo en 1970 realizando una inauguración por todo lo alto. Puerto Banus, declarado Centro de Interés Turístico Nacional, atrae a millonarios, famosos, turistas y curiosos de todas partes del mundo. Forma parte del «triángulo de oro» formado entre Marbella, Estepona y Benahavís donde aquí todo brilla.

Este es el lugar donde dejarse ver, donde los millonarios o los que pretenden serlo se dejan ver, unos conduciendo sus carísimos coches de lujo y comprando botellas del champán más caro y otros aparcando sus embarcaciones de decenas de metros de eslora para pasar la noche en uno de sus clubes de lujo. De cualquier forma merece la visita al menos una vez en la vida.

De todas formas algo que descubrí hace muy poco es que a tan sólo diez minutos en coche de Puerto Banús te encontrarás con urbanizaciones familiares, una zona súper tranquila donde escuchar sólo los pájaros cantar y algunos de los mejores colegios de España y es que en estas urbanizaciones vive mucha gente extranjera y alguna local llevando un estilo de vida súper tranquilo y relajado al lado de uno de los puntos más bulliciosos de la cosa andaluza. ¿Increíble verdad?

Espero que te haya gustado mi post de “¿Qué ver en Marbella?”.

Si tienes cualquier duda o pregunta, puedes mandarme un mail o escribirlo en comentarios.

Si quieres ver más fotos de mis viajes, puesto que aquí solo pongo unas pocas, no dudes en seguirme en mi Instagram pinchando aquí. 

  Suscríbete al blog aquí. 

Muchas gracias por leerme.

Si te ha gustado el artículo y quieres guardarlo para luego, Pinéalo!

Qué ver en Marbella.

¡COMPARTE!

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *